trabajo de computacion basica

Zootecnia

 

 

 

 

Contenido:

Pastoreo en bovinos 2

Estabulación. 10

Ganado lechero. 13

Ganado doble propósito. 17

Ganadería orgánica. 21

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pastoreo en bovinos

 

Contenido:

Las pasturas y los forrajes siempre han sido y seguirán siendo una fuente importante de alimentación, y de nutrientes, para todos los animales herbívoros en vida libre o explotada a cielo abierto. Son la fuente de alimentación más barata para cualquier clase de animal de interés para el hombre. Si bien esto es cierto, las pasturas y los forrajes deben de manejarse, por el hombre, en condiciones que le suministren a los animales suficiente consumo y la mejor nutrición posible.

 

La calidad de las pasturas y de los forrajes afecta el rendimiento de los animales en pastoreo y, se asume que su calidad debe cubrir las necesidades nutrimentales de los animales para su mejor rendimiento. Dos cosas son importantes en este tema: el consumo del forraje y la calidad del mismo. En ocasiones es más importante el consumo que la calidad misma del forraje, especialmente cuando la calidad es marginal.

 

El consumo de forraje, en un ambiente pastoril, está influenciado por un número de factores importantes donde se pueden incluir:

 

• Especie animal y talla.

 

• Comportamiento de pastoreo.

 

• Estado fisiológico.

 

• Potencial de producción del animal.

 

• Calidad del forraje.

 

• Disponibilidad del forraje.

 

• Factores ambientales.

 

• Complementación alimenticia.

 

La comprensión de estos factores puede ayudar a un mejor entendimiento de las relaciones entre el recurso forrajero a pastorear y la producción animal.

 

Un pequeño desglose de algunos de estos factores puede ayudar a comprender estos conceptos, si existe más interés en la comprensión de los sistemas de pasto- reo y manejo del ganado en pastoreo, consulte la obra de Castañeda y cols.: Alimentación Animal – Manejo de pastizales-, publicado por el SUA y ED de la FMVZ de la UNAM. 2001.

 

Especie animal y talla: No todas las especies de herbívoros tienen los mismos hábitos de pastoreo; en el caso particular de los rumiantes, existen diferencias entre bovinos, ovinos y caprinos, inclusive manejados en conjunto. Los bovinos son más pastoreadores que ramoneadores; los ovinos se hallan en una posición intermedia, quizá un poco más pastoreadores y, los caprinos pueden mostrar ambas actitudes, variando éstas de acuerdo con la vegetación existente; esto es, si hay gramíneas, arbustos, leguminosas (tanto de porte bajo como arbóreas), y malezas en general. También los bovinos y los caprinos pueden cambiar su actitud de consumo dependiendo del sitio vegetativo donde se hallen. La talla es otro factor importante; dependiendo del tamaño del animal y/o su peso, será el consumo. Se considera que los bovinos, en general, pueden consumir el 2.5% de su peso vivo en materia seca. Puede haber una excepción con el ganado lechero en lactación, y dependerá del nivel de producción. Conforme la talla y el peso de los animales desciende, el consumo de materia seca tiende a incrementarse. Una guía para esto, es la sugerencia de Lyons y cols., que se aprecia en el cuadro 1.

 

Los rumiantes pequeños tienen mayores requerimientos nutricionales, por kilogramo de peso corporal, que los rumiantes mayores; por lo tanto, los rumiantes pequeños son más selectivos en el pastoreo que los rumiantes mayo- res, para cubrir sus necesidades nutricias. Por lo anterior, rumiantes pequeños como las cabras y los ovinos muestran un comportamiento mixto al pastorear; es decir, desarrollan mucha habilidad para el ramoneo junto con el pastoreo.

 

Otra práctica para conocer o estimar los requerimientos de forraje se basa en la “unidad animal”. Esta se define como la cantidad de forraje necesario para alimentar una vaca de 450 kg, que gesta, amamanta y desteta una cría a los ocho meses de edad. Esta unidad animal tiene sus equivalentes, como se puede apreciar en el cuadro 2.

 

Estado fisiológico. La cantidad de forraje consumido por los rumiantes está controlado por sus necesidades nutricias para mantenimiento y producción. Por ejemplo, los animales en lactación tienen una mayor demanda de nutrientes y de consumo de materia seca que los animales que no lo están, incluso a aquellos que están gestantes. Se estima que para el caso de los bovinos, el consumo de materia seca, en la fase de lactancia, puede llegar a ser 35% o 50% mayor que cuando no están en lactación, en anestro o gestantes. La gestación, no parece afectar el consumo de los animales sino hasta el último tercio de la misma. Se manejan dos teorías para explicar esta disminución en el consumo; una, de que el tamaño del feto puede desplazar la capacidad del rumen y, la otra, un incremento de estrógenos durante este período que hace que el consumo disminuya.

 

Calidad del forraje. Una forma de comprender este concepto, es relacionándolo  con su contenido de nutrimentos; de éstos, el contenido de proteína, de energía, de fibra y el contenido de minerales, quizá son los más importantes a tomar en cuenta para calificar a los forrajes. Para que un forraje sea nutritivo debe contener, como mínimo, 9.0% de proteína cruda; 2.0 megacalorías de energía metabolizable, para ejemplificar este concepto. Conforme la calidad del forraje es mejor, la cantidad necesaria de éste, para cubrir la demanda de nutrientes de un animal, disminuye. Sin embargo, no por que el animal haya cubierto sus necesidades nutricias deja de comer para cubrir un determinado rendimiento. Por lo tanto, conforme se incrementa la calidad del forraje, también aumenta su consumo. Trabajos de investigación, han demostrado que el consumo se incrementa cuando la digestibilidad del forraje va de 40 a 80%. Forrajes con elevada calidad se digieren más rápido, permitiendo aumentar el consumo. Cuando disminuye la calidad del forraje, la cantidad de forraje necesario para cubrir la demanda de nutrientes se aumenta. Así mismo, forrajes de baja calidad disminuyen su digestibilidad y su paso a través del tracto gastrointestinal, por lo que disminuye también la capacidad de consumo y se hace más difícil que los animales cubran con sus necesidades de nutrientes.

 

Contenido de humedad. Se sabe que el consumo de forrajes con poca materia seca (más de 85% de humedad) decrece el consumo del mismo. También un exceso de humedad en el forraje hace disminuir su digestibilidad y el aprovechamiento de los nutrientes. El contenido de humedad promedio para forrajes de pastoreo oscila entre 5 y 60%. Algunas observaciones al respecto, indican que los forrajes de zonas áridas tienen una mayor cantidad de materia seca (> 60%) que los forrajes de clima templado o de trópico. En la época de lluvia, la cantidad de humedad de los forrajes se incrementa, siendo que los forrajes de climas tropicales y aun de climas templados tengan más humedad que los forrajes de climas áridos.

 

Disponibilidad de forraje. Los herbívoros generalmente consumen las partes más apetecibles o nutritivas del forraje; por ejemplo, consumen más fácilmente las hojas que los tallos; consumen más fácilmente las partes frescas y tiernas que las partes secas o viejas o material muerto. La presencia de hojas (índice foliar) es muy importante para mantener el consumo de forraje elevado. La disminución de hojas en el forraje también hace decrecer el consumo voluntario. La disponibilidad de forraje tiene influencia sobre el tamaño del bocado y el tiempo de pastoreo sobre el consumo en general. Conforme disminuye la disponibilidad del forraje, puede disminuir el tamaño del bocado y aumenta el tiempo de pastoreo o consumo. Las características de las plantas a consumir, también tienen influencia sobre el tamaño del bocado y del tiempo de pastoreo; por ejemplo, el tamaño de las hojas (pequeñas vs grandes), la forma de las hojas (globulares o redondas vs lanceoladas), relación hojas:tallos, etc.

 

Otro factor importante en este sentido, es la composición botánica de la pradera, potrero o pastizal a pastorear; así las leguminosas son más apetecibles que las gramíneas, en general; por lo mismo, las praderas mixtas (de gramíneas y leguminosas) son poco estables si no se controla el pastoreo de los animales.

 

Factores ambientales. Las condiciones climáticas tienen un efecto marcado sobre el comportamiento de los animales herbívoros en condiciones de pastoreo. Cada especie animal tiene su propia zona de confort o zona de termoneutralidad. Es decir, cada especie se desarrolló en un ambiente con ciertas características de temperatura y humedad relativa. Así por ejemplo, los bovinos B. Taurus se adaptaron a vivir en ambientes donde la temperatura promedio oscilaba entre los 4 y los 12°C y una humedad relativa mediana (50 – 70%), por lo que ésta será su zona de termoneutralidad; mientras que los bovinos B. Indicus se adaptaron a vivir en ambientes donde la temperatura promedio oscilaba entre los 25 y los 38°C y, una humedad relativa elevada (70 – 90%) y, por lo tanto, ésta será su zona de termoneutralidad. El consumo de los animales no se ve afectado cuando la temperatura ambiental está dentro de esta zona. Cuando las condiciones ambientales se exceden por arriba o por abajo de esta zona, el consumo se ve afectado, siendo más detrimental a temperaturas mayores que a temperaturas menores; aunque, puede haber excepciones, como es el caso de las zonas áridas del norte del país, que en época de invierno las noches son muy frías.

 

En conclusión, se debe saber qué capacidad de carga tienen las praderas, potreros o pastizales que vayan a ser pastoreados por el ganado y, a qué presión de pastoreo se van a someter. En otras palabras, capacidad de carga se refiere al número de animales (cabezas) que pueden pastorear en una pradera, potrero o pastizal sin ser sobrepastoreadas y, presión de pastoreo se refiere a la demanda de forraje a pastorear.

 

Para zonas tropicales y templadas de la República Mexicana, la capacidad de carga se puede calcular utilizando la siguiente fórmula:

 

formula

 

De donde:

 

CC = Capacidad de carga.

 

P = Producción de forraje (kg de materia seca/ha).

 

Cc = Coeficiente de consumo, % (o materia seca disponible, %).

 

Con respecto a este punto, el coeficiente de consumo va a depender del tipo de forraje que esté presente en el potrero o pastizal, y de sus hábitos de crecimento; es decir, si es un forraje de crecimiento rastrero (como el pangola, el estrella africana), si es de crecimiento erguido y mediano (como los navajitas o el guinea), o si es de crecimiento erguido y alto (como el zacate Jonson, el Taiwán, el elefante o el buffel). Entre más densidad de población sobre el terreno habrá más producción de forraje. Los de crecimiento erguido y alto, producen más materia seca que los de crecimiento mediano o rastrero; sin embargo, no toda la materia seca es 100% disponible, en condiciones de pastoreo. De aquí la importancia de conocer bien este punto para poder decidir qué porcentaje del total de la materia seca del forraje es disponible para ser pastoreado por el animal.

 

SP = Superficie de potrero, pradera o pastizal.

 

NG = Número de grupos de animales.

 

C = Consumo de materia seca por U. A. Por día (kg). To = Tiempo de ocupación o de estancia.

 

También, puede hacerlo tomando en cuenta los siguientes cuatro pasos importantes para el pastoreo rotacional.

 

1) DetermineelnúmerodeUnidadesAnimal(UA)que estarán en pastoreo.

 

2) Estime qué superficie, en hectáreas, será necesaria a través del tiempo de pastoreo.

 

3) Estime el tiempo para pastorear, en días, las superficies designadas.

 

4) Estime el número de potreros o superficies necesarias.

 

Para las zonas áridas del país, es probable que se requiera de otro mecanismo o método que permita calcular la capacidad de carga de los pastizales o praderas, para que puedan ser utilizadas bajo un sistema de pastoreo contínuo controlado. Algunos conocedores del área usan un principio general (arbitrario), que dice “toma la mitad, deja la mitad”. Del 50% del forraje (pastos o hierbas similares), que es removido de la pradera, se asume que un 25% es consumido por el ganado, y que el otro 25%, es pisoteado, acamado, consumido por insectos u otros animales silvestres, o desaparece debido a su descomposición. Este criterio permite que el forraje restante pueda crecer para recuperarse y poder llegar a su estado fenológico clímax. Esto permitirá la persistencia de las especies forrajeras deseables y controlar las indeseables.

 

Suplementación en Pastoreo

 

Generalmente, los animales en pastoreo no logran manifestar su potencial genético debido a las limitaciones de nutrientes de los forrajes (esto es más cierto para condiciones tropicales).

 

En ocasiones es tal la limitación, ya sea por la calidad de los pastos o, por la poca disponibilidad de éstos, que los animales pierden peso

 

Las principales limitantes de nutrientes de los forrajes, en el trópico, son su bajo contenido de nitrógeno (PC), en particular las gramíneas; su bajo contenido energético y, por consecuencia su baja digestibilidad.

 

Los forrajes de baja calidad y baja digestibilidad, están asociados con un bajo contenido de proteínas y de energía, lo que limita la actividad microbial en el rumen. La digestibilidad de los forrajes dependen de la especie, su estado fenológico y de las características de las paredes celulares (celulosa, hemicelulosa y lignina).

 

Los principales efectos de una baja digestibilidad son una disminución del consumo voluntario y de la actividad ruminal; una reducción en la eficiencia de utilización de los nutrientes y, por consiguiente una baja ganancia de peso.

 

Esto obliga a desarrollar un programa de suplementación, que permita a los animales cubrir sus necesidades nutricionales, tanto para mantenimiento, como para otras actividades fisiológicas como la gestación, la lactancia, el crecimiento y el engorde.

 

La suplementación debe ser estratégica y bien definida. Se debe definir cuál es o cuáles son los nutrientes deficitarios en el forraje, para así utilizar los alimentos o suplementos correctores para el ganado.

 

En condiciones prácticas, se tiene que responder a varias preguntas: ¿qué suplementar?, ¿cuánto suplementar?, ¿cómo suplementar?

 

Para condiciones tropicales y sobre buenos forrajes (gramíneas principalmente), manejados racionalmente y con ganado de buen potencial genético, se pueden esperar ganancias de peso de entre 500 g/día a 700 g/día. Ganancias de peso por debajo de los 400 g diarios son un indicativo de que es necesario suplementar. La suplementación debe estar dirigida a que los animales muestren su máxima ganancia de peso o de producción láctea.

 

Para la formulación de un suplemento, lo primero que se necesita es tener información del tipo de animales que se van a suplementar y la concentración de nutrientes de los forrajes que consumen actualmente.

 

De acuerdo con investigadores del área, la suplementación no debe ser mayor del 25% del total de la materia seca a consumir por los animales. Por ejemplo: un novillo de 350 kg de PV, y una ganancia de 700 g/día; pastorea un forraje que contiene 32% de MS; 8.0% de PC y, 2.20 Mcals de EM. Los requerimientos de nutrientes para el novillo son: 9.00 kg de MS; 0.81 kg de PC y, 20.00 Mcals de EM. Se piensa en suplementar un 20% del total de la MS (cuadro 3).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figuras

 

Pastoreo en vacas lecheras                                                                       

 

pastoreo en un terreno inclinado

 

 

Pastoreo de ganado de engorda                                                       

 (BMeditores, 2014) 

Pastoreo de becerro en crecimiento

 

 

 

Estabulación

 Contenido:

La estabulación (de establo) consiste en mantener a los animales que se crían dentro de un establecimiento, es decir, un lugar donde estén estos animales durante gran parte de su vida.

Las regiones templadas o frías principalmente (pero también la especialización de las explotaciones ganaderas) han obligado a los criadores a mantener a los animales en el interior de los edificios y así desarrollar diferentes tipos de ganadería que contribuya al bienestar de los ganaderos y del ganado en las diferentes etapas de desarrollo (crecimiento, gestación y producción).

Los sistemas de estabulación se emplean principalmente en la cría de ganado bovino. Hay dos tipos principales: la estabulación llamada «tradicional» y la estabulación «libre».

Estabulación tradicional

Estabulación en jaula

Los caballos, los terneros, los cerdos y las gallinas ponedoras están confinadas dentro de un edificio y tiene un espacio limitado o una jaula en el que pueden moverse sin estar atados.

Estabulación en el puesto

Los animales están confinados en compartimentos algo más grande que ellos, llamados puestos. Por lo general, tienen libertad para levantarse y echarse pero no pueden desplazarse. Este sistema permite la limpieza, el ordeño y la alimentación manual o automatizada.

 

Estabulación libre

En este sistema de cría, los animales tienen libre acceso a su puesto, pero siguen estando confinados dentro de un edificio o espacio limitado. La reclusión de los animales fue probablemente el mejor método de domesticación realizado por el hombre. Algunos animales como los bóvidos han sido sometidos a una intensa selección tanto por la producción de leche o de carne como por su carácter, los sistemas de cría en estabulación libre alcanzan todo su sentido, ya que dan una cierta libertad de movimiento a los animales. Entre las vacas lecheras, la estabulación libre ha ido en favor de una mayor mecanización de la alimentación de los animales, del ordeño y de la limpieza de los edificios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figuras

 (wikipedia, estabuilacion, 2016)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Ganado lechero

 

Contenido:

 

Manejo del ganado lechero

El manejo del ganado lechero seguro y efectivo siempre ha sido muy importante dentro de una operación lechera. Eventos recientes donde aparecen vacas siendo maltratadas dentro de nuestra industria han sido foco de interés de grupos protectores de animales creando una matriz de opinión pública desfavorable a los establos lecheros y su personal.

En líneas generales la gran mayoría personas asociadas con la industria lechera nos encontramos agradecidos con éste noble animal y siempre ponemos como prioridad el bienestar de las vacas y el tratarlas lo más humano posible, desgraciadamente por unos pocos que no lo hacen, pagamos todos.

Es bien sabido que el tratar bien a la vacas es necesario y es también, desde el punto de vista de negocio, “ser inteligente”. Para que una vaca alcance su mayor productividad tiene que estar contenta.

Una vaca estresada se enfermará más, disminuirá su eficiencia productiva y reproductiva, y necesitará medicina, más atención y utilizará más tiempo de los empleados que cualquier vaca sana dentro del hato. Es por todo esto que si queremos aumentar la rentabilidad de nuestro establo debemos y tenemos que saber cómo manejar el ganado apropiadamente.

Por lo general, es bien común encontrar en cualquier lechería trabajadores que piensan que saben mover y tratar el ganado eficientemente, es algo que se hace varias veces durante el día y todos los días en el establo. Pero si le preguntamos a los empleados quién les enseñó a trabajar y mover el ganado, la respuesta será “aprendí viendo como otras personas lo hacían” ó “aprendí en el trabajo haciéndolo todos los días”.

Lo único malo con estas respuestas, es que nadie ha enseñado formalmente a sus empleados a mover el ganado creando la menor cantidad de estrés posible. Además, muchísimos trabajadores de las lecherías han aprendido a mover las vacas intuitivamente ya que en sus lugares de orígenes ó nunca han trabajado con vacas ó nunca han trabajado con vacas lecheras de muy alta producción.

Por lo tanto, si queremos mejorar como manejamos los animales debemos de estar conscientes de los siguientes principios y conceptos claves a la hora de manejar ó interactuar con el ganado lechero:

 

 La vaca pertenece a los animales de presa y el hombre pertenece a los depredadores.

La vaca siempre quiere saber dónde estás y te quiere ver.

La vaca quiere evitarte y se moverá a tu alrededor, es decir que quieren alejarse de ti.

 La vaca quiere estar en un lugar dónde se sienta segura.

La vaca quiere estar con otras vacas y se moverá adónde están otras vacas.

 La vaca sólo puede procesar en su cerebro un pensamiento a la vez.

 La vaca nunca se equivoca

 

El manejo de las vacas es el resultado de la comunicación de doble vía entre vaca – manejador y manejador – vaca, donde la vaca siempre será constante con sus respuestas y el manejador, normalmente, es el que no mantendrá la constancia en sus acciones.

Las vacas reaccionan y se mueven cuando se ejerce presión en su zona de confort, también llamado espacio vital, (ver Figura 1).

Cada movimiento que hacemos, cuenta y es importante. Al movernos nosotros ó mover parte de nuestro cuerpo es igual que el “hablarle” una vaca pero sin emitir sonidos. De hecho, según algunos estudios científicos señalan que no hay diferencia alguna entre pegarle y gritarle a las vacas. No hage ninguna de estas cosas.

 Para mover y trabajar las vacas rápido hay que caminar y hacerlo despacio. La velocidad promedio de una vaca es de 2 millas por hora. La velocidad promedio de los seres humanos es 3 millas por hora.

 Cuando decidimos presionar una vaca, es decir que nos metemos en su zona de confort para que ella se mueva, lo debemos hacer por un lado, nunca por detrás donde la vaca no pueda vernos. Debemos movernos desde el frente de la vaca hacia un lado de ella.

Cuando trabajemos ó movemos animales siempre tenemos que ser constantes.

 

  Si caminamos en la misma dirección que la vaca se está moviendo, entonces cuando alcanzamos su punto de equilibrio, la vaca disminuirá su velocidad e inclusive se detendrá, (ver Figura 2)

Si caminamos hacia la vaca en dirección opuesta hacia dónde se debe mover, entonces la vaca inicia ó acelera su movimiento.

Sólo debemos aplicar presión cuando las vacas tienen espacio adonde moverse.

 

Cuando no hay más remedio y tenemos que presionar vacas por detrás, nos tenemos que asegurar que la estamos dentro del campo de visión de la vaca.

 

Hay que destacar que la cultura de tratar adecuadamente a la vaca debe venir de la alta gerencia del establo. Son los dueños y gerentes los que deben dar el ejemplo y exigir a los trabajadores que traten a las vacas de una manera apropiada, humana y respetuosa. Aún más, es responsabilidad directa de la gerencia de la operación lechera el entrenar a todo el personal del establo, incluyendo a los que no trabajan directamente con las vacas, en lo que es el manejo correcto del ganado lechero.

 

En resumen, podemos afirmar que hoy en día, nuestra industria no puede darse el lujo de seguir permitiendo ninguna forma de maltrato ni de comportamiento abusivo hacia los animales.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadros:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figuras:

  

 (genetica, 2012) 

 

 

 

 

Ganado doble propósito

Cuadros:

El sistema doble propósito hoy por hoy se está constituyendo en una alternativa muy viable para producir carne y leche sin la necesidad de una gran infraestructura para lograr tal fin. Son muchas las ventajas en comparación con sistemas de lechería especializada o el sistema de cría a toda leche. A fin de cuenta, genera mayores ingresos por concepto de la venta de leche y al finalizar la lactancia la posterior venta de la cría desteta.

 

En las razas doble propósito se caracteriza por su tendencia a la producción de carne como de leche dado que rusticidad las hacen adaptarse a una gran variedad de climas.

 

Los sistemas con bovinos de doble propósito ameritan ser estudiados, porque son los esquemas productivos predominantes en la producción de leche y carne. Los sistemas con bovinos de doble propósito tienen estructuras u organizaciones muy diversas que asociadas a la diversidad ambiental y fundamental conforman un fenómeno complejo dinámico, que sin embargo le hacen sustentables y competitivos, en comparación a los sistemas especializados. La complejidad en la cual ocurre la producción de leche, con variados elementos y múltiples interrelaciones debe ser analizada para lograr mayor control de los procesos y poder predecir sus resultados. En condiciones reales de producción las interrelaciones entre componente del sistema y prácticas de manejo aplicadas, promueven procesos con variados resultados productivos. Estas particularidades del sistema de doble propósito le configuran una situación propia que debe ser conocida e interpretada para poder promover su desarrollo. Con tecnología intermedia y aprovechando las ventajas comparativas, funcionan bajo parámetros ambientales, biológicos y gerenciales exigentes.

 

Es necesario fomentar la organización entre los productores mediante esquemas que propicien su integración a la industria. Se requiere que el productor sea proveedor constante de leche y carne de calidad, y que sea beneficiario del valor agregado generado en el procesamiento.

 

La ganadería bovina de doble propósito, es un sistema de producción que basa la alimentación en el pastoreo, utiliza animales cruzados Bos taurus x Bos indicus, la ordeña se realiza de manera manual con el apoyo del becerro para facilitar el descenso de la leche. La producción de carne se sustenta por la venta de becerros destetados y vacas de desecho. La leche tiene tres destinos: Como consumo, elaboración de derivados lácteos y procesamiento en empresas agroindustriales.

 

En la mayoría de las fincas que manejan su hato bajo el sistema "Doble propósito", la vaca es ordeñada una vez al día, con el apoyo del ternero. Luego permanece junto con éste en pastoreo, durante 8 horas aproximadamente, momento en que se separan, hasta el ordeño del día siguiente. Cuando el ternero cumple 4 meses de edad hasta el destete, solamente se junta con su madre durante el ordeño.

 

En el sistema de producción "Cría", la vaca no es ordeñada y permanece junto con el ternero durante todo el día, hasta cuando éste cumple la edad del destete.

 

Se debe buscar la mayor productividad de las fincas para poder subsistir, es así que la mayoría de esas explotaciones han dejado de ser especializadas para diversificar sus producciones; por ello muchas fincas que eran especializadas en producción lechera, han desaparecido, o han mestizado con Cebú, buscando salvar la producción de machos como animales de carne; por el contrario, muchas explotaciones, dedicadas a la producción de carne con ganado cebuino, han tratado de meter genes de alguna raza lechera para buscar hembras con posibilidades de ordeñar para mejorar los ingresos de la unidad de producción. Es por ello que están tan de moda los cruces interraciales, porque lo importante es la economía y no los gustos, para poder sobrevivir, por ello el ganado ideal es el F1, Cebú x Europeo.

 

Existen muchos tipos y cruces de ganado llamado doble propósito, pero a veces, se piensa que el mejor es aquel que se produce con la raza europea mayor productora de leche cruzándola con la mayor productora de carne, y así se logra lo mejor de ambas, pero la genética no funciona así, pues de esa forma lograras probablemente unas hembras excelentes en leche, varios machos muy malos como animales de carne, o viceversa, y tal vez todos exigentes en alimentación y a lo mejor poco precoces. Ya que sucede es que en los cruces de razas puras el producto puede heredar lo más indeseado de ambas razas.

 

Este tipo de cruzamiento se recomienda con la finalidad de potenciar las características productivas y de resistencia al medio ambiente en relación a sus progenitores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadros:

 

 

 

                                                                                                                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figuras:

 (bovina, 2014)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Ganadería orgánica

 

Contenido:

 

 

Ganado alimentado con FVH Ganado alimentado con

forraje verde hidropóico (FVH). La ganadería orgánica ha ganado terreno en los últimos años, debido al interés de la gente por contar con procesos de producción sustentables y saludables.

La ganadería orgánica busca reducir la contaminación, mejorando la salud de los animales y sus condiciones de vida.

 

El Forraje Verde Hidropónico se convierte en una gran opción para la producción orgánica, ya que al no ser necesario contar con grandes extensiones de territorio para poder tener forraje, al realizarse la producción en invernaderos, galeras, anaqueles, etc. Los productores tienen la posibilidad de proporcionar al ganado forraje verde de muy buena calidad, en cualquier época del año, teniendo una mejor fuente de ingresos.

 

El sistema de producción de carne orgánica se lleva a cabo en pastoreo o en confinamiento. Se debe proporcionar al ganado forraje de calidad el cual tuvo que ser producido en condiciones libres de pesticidas o fertilizantes químicos. El forraje verde hidropónico cumple con los estándares de producción para ser considerado como alimento orgánico.

 

Esto trae como ventaja una comercialización a un más alto costo que la carne producida bajo un método de producción tradicional.

 

 

La ganadería orgánica en el mundo

 

La demanda de productos orgánicos alrededor del mundo es cada vez mayor, en países de la unión europea, estados unidos y Japón, el gusto por este tipo de productos, ya sea leche, carne, huevo o vegetales va en aumento, ya que al conocer las ventajas que traen al consumirlos y el método por el cual se producen, van ganando adeptos en el gusto de la gente.

 

 

 

 

 

 

 

Cuadros:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figuras:

 (natural, 2017)

 

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                                                                                                                 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografías:

BMeditores. (14 de 7 de 2014). http://bmeditores.mx. Recuperado el 15 de 3 de 2017, de http://bmeditores.mx: http://bmeditores.mx/alimentacion-de-bovinos-en-pastoreo/

bovina, g. d. (24 de 10 de 2014). http://generalidadesdelaganaderiabovina.blogspot.mx/2012/10/produccion-de-bovinos-doble-proposito.html. Obtenido de http://generalidadesdelaganaderiabovina.blogspot.mx/2012/10/produccion-de-bovinos-doble-proposito.html: http://generalidadesdelaganaderiabovina.blogspot.mx

genetica, a. (18 de 10 de 2012). http://web.altagenetics.com/espanol/DairyBasics/Details/2498_Manejo-del-ganado-lechero.html. Obtenido de http://web.altagenetics.com/espanol/DairyBasics/Details/2498_Manejo-del-ganado-lechero.html: http://web.altagenetics.com

natural, c. (21 de 03 de 2017). https://www.cosechandonatural.com.mx/ganaderia_organica_alternativa_produccion_mexico_articulo34.html. Obtenido de https://www.cosechandonatural.com.mx/ganaderia_organica_alternativa_produccion_mexico_articulo34.html: https://www.cosechandonatural.com.mx

wikipedia, c. d. (23 de 2 de 2016). estabuilacion. Recuperado el 15 de 3 de 2017, de https://es.wikipedia.org: https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Estabulaci%C3%B3n&oldid=89358764

 

 

[1][2]



[1] Angel Rafael Garcia Valdes – 22/03/2017 – angel_chido_1995@hotmail.com